El papel se desangra.

La primera publicación del Estudio General de Medios (EGM) en 2016 arroja unos datos absolutamente desgarradores para la audiencia de la prensa escrita en España. Según los primeros datos el diario con más lectores sigue siendo el diario Marca pero aún así baja un 3,8% con respecto al anterior EGM y por su parte el primer periódico de ámbito general más leído es El País que pierde un 7,4% de lectores para situarse en los 1.419.000 lectores (siendo que desde 2008 ha caído de 2.218.000 lectores cada año un poco más).

Estas son las cifras más frías, las que no ofrecen lugar a duda en la certeza de que la prensa escrita en España se desploma por momentos. Así es que partiendo de esta premisa y analizando los datos desde el 2008 podemos encontrar las causas que acosan a nuestros diarios nacionales y por extensión lógica a todos los diarios del mundo. La primera y más importante de las razones que se esgrimen de estos datos catastróficos es la aparición de plataformas gratuitas como las redes sociales (Twitter, Facebook) para estar en contacto directo con la actualidad en tiempo real. No es que los españoles hayan dejado de querer enterarse de las noticias sino que lo hacen por otros medios que o son más rápidos o son gratis o más accesibles o todas las anteriores a la vez. El periódico se ha convertido en un bien de lujo poco a poco debido a que la misma información que está impresa se encuentra también en la web y no solo es gratis en la mayoría de diarios de referencia sino que es más cómoda para los usuarios de las nuevas tecnologías.grupo-prisa-juan-luis-cebrian_911318878_339492_1020x574

La elección de la serie de años con los datos del EGM desde 2008 contiene dos razones fundamentales: la primera es que ese año comenzó la larga crisis económica que azota a España y evidentemente, la bajada del poder adquisitivo de los españoles influyó negativamente en la venta de periódicos. La segunda razón es la influencia que tuvo la salida al mercado del iPhone y el éxito de los smartphones, una tecnología disruptiva con enorme repercusión también para la prensa. A partir de ese momento los smartphones, junto a las tabletas, ha provocado un aumento de la lectura de diarios en Internet como muestran los datos del EGM (1.911.000 visitas al mes en 2008 y 4.817.000 en 2016 para el mismo diario, El País). El caso de estudio, referido a El País, es extrapolable a cualquier otra cabecera.

Por estas razones, los periódicos, ya sean en papel o en otras plataformas, deben reflexionar profundamente sobre la situación. No vale con simplemente pensar que “el papel ha muerto” y que Internet es la respuesta. La gratuidad del contenido hace imposible la viabilidad económica de las compañías periodísticas. Se plantean entonces varias preguntas respecto del futuro de la prensa en España: si Internet es el futuro inevitable, ¿será la publicidad la única fuente de ingresos? Si esto no es así, ¿será una base de suscriptores la alternativa? ¿Cómo saciar la demanda de información de una sociedad cada vez más conectada con la actualidad y renuente a pagar por informasrse?

 

Álvaro Blanco Álvarez-Bolado. Estudiante de Derecho y Ciencia Política y de la administración pública (UAM)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s